GRAVE: BARADEL DENUNCIÓ QUE SECUESTRARON Y TORTURARON A UNA DOCENTE DE MORENO POR PARTICIPAR EN LAS OLLAS POPULARES

El líder del gremio docente SUTEBA, Roberto Baradel, denunció que secuestraron” a una maestra de Moreno, “le pusieron una bolsa en la cabeza y la torturaron”. Fue interceptada al salir de un establecimiento, “la metieron en un auto a la fuerza, luego de golpearla, le escribieron con un punzón “ollas no” en el abdomen”.


El Secretario General de SUTEBA, Roberto Baradel, denunció en conferencia de prensa que “la docente “Corina De Bonis fue interceptada al salir del Centro de Educación Complementaria (CEC) Nº 801, de la localidad de Moreno, mientras se dirigía a su casa. Le pusieron una bolsa en la cabeza y la metieron en un auto a la fuerza. La golpearon y le escribieron con un punzón en el abdomen “ollas no”.

El dirigente sindical describió el grave episodio y señaló que se comunicó “con el ministro (de Seguridad, Cristian) Ritondo” para informarle lo sucedido y remarcó que el terrible hecho se produce a una semana de que el sindicato denunciara amenazas a toda la comunidad educativa del distrito.

“Los docentes y los papás habían organizado ollas populares” en una de las escuelas de esta localidad bonaerense y por esta decisión “venían recibiendo amenazas”, explicó Baradel y agregó: “Los llamaban y les decían “Basta de hacer política, vayan a educar”.“Las próximas ollas la van a hacer en Güemes y Roldán, donde queda el cementerio”.

 

El hecho fue repudiado, a través de un comunicado por SUTEBA, que describe la situación como “un hecho gravísimo en democracia. El gobierno tiene la responsabilidad de cuidar a los chicos y a las docentes. Secuestrar a un maestro y torturarlo por dar de comer cuando el Estado no lo hace”.

Además, se detalla que “muchas maestras y familias se organizaron para seguir garantizando la comida a los chicos que, al estar suspendidas las clases, no cuentan con el Servicio Alimentario Escolar necesario. El CEC Nº 801 le daba de comer a más de 200 personas por día, producto de la organización de la comunidad educativa que recibía donaciones. A raíz de eso, comenzaron las amenazas.

Finalmente, el sindicalista aseguró que esperan “el máximo repudio de las autoridades” y reclamó el urgente esclarecimiento del hecho: “En el medio de una medida de fuerza pacífica, sucede esto. Hay que decir basta, hay que pararlos. Están haciendo de la Argentina un Estado de excepción. Las autoridades son responsables de la integridad de toda la comunidad educativa. Tienen que esclarecer este hecho de forma urgente. Cuando se tiene responsabilidad política, hay que ser equilibrado”, concluyó Baradel.

 

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: