NACION Y CIUDAD INICIAN DIÁLOGO POR LOS FONDOS DE LA SEGURIDAD

El traspaso de la seguridad a la órbita porteña, y el dinero para financiarla, es el eje del diálogo que los representantes de ambos gobiernos mantendrán una vez por semana con el objetivo de alcanzar un acuerdo.


Representantes del Gobierno nacional y de la Ciudad de Buenos Aires se reunieron en Casa Rosada para iniciar el diálogo sobre los fondos correspondientes al traspaso de la seguridad a la órbita porteña y acordaron un «cronograma de trabajo semanal» para avanzar en el tema.

Luego de la audiencia celebrada la semana pasada en el ámbito de la Corte Suprema, el encuentro se desarrolló en oficinas del ministerio del Interior.

Vale recordar que el Tribunal llamó a las partes a encontrar una solución al diferendo, a través del diálogo, y fijó un plazo de 30 días para que arriben a un acuerdo sobre los fondos transferidos para el mantenimiento de la policía de la Ciudad de Buenos Aires durante la gestión de Mauricio Macri como Presidente.

«La reunión es un avance en sí y se fijó un cronograma de trabajo semanal. Creemos que hay una voluntad de negociar de ambas partes», señalaron fuentes del gobierno nacional.

Los equipos técnicos del Gobierno nacional que llevan adelante el diálogo sostienen «no tener dudas» sobre la posición jurídica que llevan adelante y afirman que la voluntad es «cumplir con lo que dice la ley».

 

 

El origen del conflicto se inició en 2016 cuando el ex-presidente Mauricio Macri, por decreto, aumentó fondos para la Ciudad con el argumento de que la transferencia era para el financiamiento de la Seguridad en el distrito.

En septiembre de 2019, el presidente Alberto Fernández anunció un redireccionamiento de esos fondos hacia la provincia de Buenos Aires, con el mismo fin, atender reclamos salariales de agentes de la polícía bonaerense.

Hacia el fin de ese año, el Congreso Nacional sancionó la ley 27.606 que ordenó que los montos a transferirse por la delegación de funciones hacia la Ciudad debían definirse de manera acordada entre las partes y que ese dinero no se deriva de la coparticipación sino de partidas especiales.

Fuentes del gobierno nacional cercanas a la negociación, sostienen que tienen «un número sólidamente construido» pero entienden que puede cambiar durante las reuniones semanales.

«La Ciudad no trae su número por el servicio de seguridad, sino que pide que le devuelvan un punto de coparticipación», comentan.

El reclamo de la Ciudad por el punto de coparticipación es de discusión jurídica. A principios de los 2000, la Ciudad consolidó los fondos que recibiría a través de la coparticipación federal por lo que -desde el punto de vista de los funcionarios nacionales cercanos a las reuniones- los decretos posteriores de Mauricio Macri «no tienen ningún fundamento técnico» (Telam).

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.